República de Turquía. El primer Estado fascista de la historia.

República de Turquía. El primer Estado fascista de la historia.

Las Repúblicas de Armenia y de Turquía han estado en un largo conflicto sin solución a la vista. Por lo tanto, una evaluación del sistema político e ideológico del Estado turco es muy importante para el estado armenio, para construir una competente política exterior y posicionarse adecuadamente en el ámbito internacional.

El Occidente ha tomado tradicionalmente la República de Turquía, ese estado que surgió sobre las ruinas del Imperio Otomano, como un estado democrático laico musulmán.

En realidad, una de las consecuencias del genocidio armenio fue la creación, por vez primera, de un estado fascista en la periferia de Europa. La República de Turquía tenía todas las características esenciales e inherentes al fascismo y al nazismo, que más tarde surgiría en Italia, Alemania y otros países europeos. Lamentablemente, Armenia todavía no se ha atrevido a ofrecer su propia evaluación de la condición del Estado turco moderno y tácitamente se ha subido a la narrativa internacional. A pesar de que este tópico se distribuye de forma persistente a los medios occidentales y muy a menudo, es pronunciado por funcionarios estadounidenses y europeos, está lejos de ser real. Bajo estas seis principales características se puede identificar el fascismo turco:

1. chauvinismo turco y políticas genocidas. Mustafá Kemal (Ataturk) antes era él mismo un miembro del Consejo de Administración del Comité de Unión y Progreso (CUP), la organización política de asesinos Jóvenes Turcos.

Una vez en el poder, Ataturk y los kemalistas no sólo continuaron el genocidio armenio, sino que además pero dirigieron sus políticas probadas de exterminio de todo un pueblo, contra los griegos y de otras minorías étnicas. Tam sólo en el este de Armenia, los kemalistas destruyeron 200.000 armenios (1920-1921), en Esmirna, 100.000 griegos y armenios (septiembre 1922), en las regiones del Mar Negro, cerca de 300.000 Griegos de Pontian (1919-1923).

También continuaron el genocidio contra los asirios, de los cuales unos 500.000 fueron aniquilados por las fuerzas turcas desde 1915 hasta 1923.

Deportaciones, exterminios en masa, represión política y cultural contra los kurdos, el segundo grupo étnico más grande en la Turquía moderna, comenzó inmediatamente después del genocidio armenio y continúa hasta hoy. Todos los intentos kurdos para proteger sus derechos básicos nacionales y humanos fueron reprimidos brutalmente en 1925, 1927 y 1937. En 1980 y 1990, más de un millón de kurdos fueron deportados a las grandes ciudades (durante estas deportaciones, según diversas estimaciones, dos a tres mil aldeas kurdas fueron destruidas).

El chauvinismo turco fue aprobado legislativamente en la Constitución de 1937 bajo el auspicioso nombre del “nacionalismo” (Milliyetçilik), con el objetivo abierto de asimilar a los grupos étnicos no-turcos e identificándolos legalmente como turcos. Aunque más tarde el concepto de “nacionalismo” turco se interpretó de diferentes maneras, su naturaleza y esencia chauvinista no ha cambiado.

La disciplina moderna de Estudios sobre el Holocausto y el Genocidio, identifica la negación del genocidio como una extensión de las políticas genocidas. Gregory Stanton, ex presidente de la Asociación Internacional de Estudiosos sobre Genocidio, hace hincapié en que “La negación es la etapa final del genocidio. Es un intento continuo de destruir el grupo de víctimas psicológica y culturalmente, negándoles a sus miembros hasta el recuerdo de los asesinatos de sus familiares. Eso es lo que el Gobierno turco de hoy está haciendo a los armenios de todo el mundo”.

Elie Wiesel, el famoso sobreviviente del holocausto y activista político, ha llamado en varias ocasiones a que Turquía no encubra el genocidio armenio como una matanza doble, ya que se esfuerza por matar aún la memoria de las atrocidades originales.

El Gobierno armenio debería haber evaluado la negación de Turquía en términos similares e incluso más graves, pero hasta la fecha no ha podido hacerlo sin razón aparente.

En Alemania democrática contemporánea es simplemente imposible imaginarse una calle o a una institución nombrada en honor de los líderes nazis del Tercer Reich – está de hecho ¡prohibido legalmente! Mientras tanto, en Turquía “democrática” glorifican a los líderes de la TAZA, es decir, a los organizadores y a los autores del genocidio armenio. Para ejemplo, un distrito en Estambul, algunas avenidas y calles en diversas partes de Estambul, bulevares en Ankara y Edirne, escuelas primarias en Estambul, Ankara y Esmirna, y una High School secundaria en Konya, llevan todos el nombre de Talat Pasha, ministro del Interior (en 1917-1918) y gran visir del Imperio Otomano que personalmente orquestó el genocidio armenio.

La Turquía “Democrática” también utiliza activamente el infame artículo 301 de su Código Penal (“insultar el carácter turco”, que en 2008 cambió a “insultar a la nación turca”). Esta ley, entre otras cosas, hace que el reconocimiento del Genocidio Armenio sea un delito. Cerca de 50 ensayos ya se han realizado sobre la base de este artículo.

2. Totalitarismo. Hasta finales de 1940 este país era un Estado de partido único. Sin embargo, aún hoy en día la “democrática” Turquía periódicamente impone una prohibición de un partido político u otro (incluso entre los elegidos para el parlamento), mientras que sus dirigentes son encarcelados por falsos delitos políticos. El último de una serie de casos ocurrió en diciembre de 2009, cuando el Tribunal Constitucional de Turquía prohibió el pro-kurdo Partido Sociedad Democrática (DTP), que tuvo 21 diputados. Toda la propiedad del DTP fue confiscado por el Estado. Esto incluso llevó a la Unión Europea, que por lo general hace la vista gorda a la represión racista contra 20 millones de kurdos en Turquía, a recordarle a Ankara que “la disolución de los partidos políticos es una medida excepcional que debe utilizarse con la máxima moderación”.

Toda la propaganda del estado turco, incluso la revisión y la falsificación del otomano y de la historia turca moderna, son controlados a través de becas cuidadosamente seleccionadas, con programas escolares y tabúes en la autoridad legal, incluyendo restricciones severas al libre acceso a la información y a la libertad de expresión, dando como resultado un eficaz lavado de cerebro a su propia población.

3. Estatismo (estatismo). La Constitución de Turquía de 1937 fortaleció el papel regulador del Estado no sólo en la economía, sino también en la ideología.

4. Anti comunismo. Ataturk, a pesar de su amistad con la Unión Soviética, era un acérrimo anti-comunista. El Partido Comunista de Turquía ha sido prohibido desde 1923 y continuaron siendo ilegales en toda su historia, después de haber sido sistemáticamente sometidos a la represión brutal del Estado.


5. Conducción y culto a la personalidad. En Turquía, el culto a Ataturk se encuentra todavía en plena floración. Estatuas y monumentos de Ataturk se instalan en cada ciudad, sus retratos están colgados en todas las instituciones gubernamentales y administrativas, así como en las aulas de las escuelas y su semblanza está en los billetes y monedas de todas las denominaciones. Las críticas a sus actividades en vida y las biografías estan criminalizados, así como llevar el apellido de Ataturk, ya que está prohibido.

6. El militarismo y la agresión. Turquía es uno de los países más militarizados del mundo, con el octavo ejército más grande del mundo, teniendo el segundo lugar en la OTAN, tras el de los Estados Unidos. La influencia decisiva de los militares turcos en la política interna es bien conocida: basta con recordar los tres golpes de Estado perpetrados por el ejército turco en 1960, 1971 y 1980, así como la expulsión del islamista primer ministro N. Erbakan del poder en 1997 (por cierto, su Partido del Bienestar también fue prohibido).

La República de Turquía ha recurrido en varias ocasiones a la fuerza militar o a la amenaza del uso de esa fuerza contra países vecinos, como Siria, Chipre, Irak, Grecia y Armenia. La parte norte de Chipre, el distrito sirio de Alejandría y la parte occidental de Armenia aún permanecen ocupados. El ejército turco también regularmente invade el norte de Irak.

En 1920, la primera República de Armenia cayó bajo los golpes de los kemalistas. En efecto, la orden directa de que Karabekir-Pasha recibido de Mustafa Kemal, literalmente, especificaba “destruir a Armenia moral y físicamente”. Inmediatamente después de la caída de la Unión Soviética, la política de Turquía hacia la “tercera” República de Armenia se convirtió explícitamente agresiva una vez más, incluyendo un bloqueo por tierra, la negativa a establecer relaciones diplomáticas, conteniendo la negación del Genocidio Armenio, apoyando y asistiendo a Azerbaiyán en sus preparativos para una nueva aventura militar contra Armenia, etc.

La aparición y posterior metamorfosis superestructural del fascismo en Turquía no ha sido adecuadamente evaluado por historiadores soviéticos, rusos u occidentales y no se reflejaba en los documentos internacionales legales y políticos. Sin embargo, esto no debe llevar a nadie por mal camino. En general, la turcofobia en los círculos políticos y académicos, tanto en Occidente como en la Unión Soviética/ Rusia, es un fenómeno muy polifacético y un tema aparte para discutir. Realizar aquí una explicación incompleta será suficiente: la URSS era simplemente incapaz de llamar a Ataturk un fascista, porque “el líder del proletariado mundial”, Vladimir Lenin y Ataturk, firmaron el famoso Tratado de Moscú de la “Amistad y la Hermandad” el 16 de marzo de 1921 (por cierto, Hace exactamente 90 años). Mientras tanto, Occidente evitó dicha evaluación desfavorable, porque Turquía ha sido considerada históricamente – y de hecho es – una barrera contra Rusia / Unión Soviética, y un aliado estratégico clave. Alianza que Turquía con Occidente formalizó legalmente con su adhesión a la OTAN en 1952.

Si la comunidad internacional (alias “las grandes potencias”) no responden adecuadamente al caracterizar la esencia fascista del Estado turco moderno, esto es simplemente porque no se han interesado en este tipo de exposición. Pero independiente Armenia, al no haber identificado oficialmente y denunciado el carácter fascista del Estado turco, no sólo se niega a ver con claridad y comprender la verdadera ideología, las metas estratégicas y los cálculos de su gran enemigo ancestral, sino que también se priva de la oportunidad de presentar adecuadamente su propia calamitosa situación geoestratégica al mundo. Después de todo, los problemas actuales de Armenia de seguridad son el resultado directo de los crímenes del fascismo turco!

Las tentativas de rehabilitar a Turquía sin tener que incurrir en debidas responsabilidades – en particularmente, sin las restituciones territoriales y otras remuneraciones a Armenia – puede llevar a nuevos y repetidos genocidios. Ésta es la conclusión principal que la comunidad internacional tiene todavía que dibujar.

Armen Ayvazyan es Doctor en Ciencias Políticas.

Publicado en “Hayastani Zrucakic”, N: 10 (173), 18 de marzo 2011

Translated by soyarmenio.com.ar

http://www.soyarmenio.com.ar/2011/07/republica-de-turquia-el-primer-estado.html